martes, 30 de agosto de 2016

Legion: Blizzard destruye World of Warcraft para construir algo mucho mejor


Azeroth vive sus últimos días. El mundo en el que se desarrolla World of Warcraft se enfrenta al que probablemente sea su final, pero no hay que lamentarlo. De las cenizas de este veterano juego de rol multijugador masivo está saliendo algo mucho mejor, y la expansión Legion es su adelanto.

Nota previa: Si nunca has jugado a World of Warcraft

Ayer pasaba los primeros minutos de Legion pasando por un tediosísimo tutorial que me enseñaba a usar mis habilidades como mago recién subido al nivel 100. ¿Quién demonios necesita un tutorial sobre como lanzar un hechizo a estas alturas, Blizzard? De repente, pensé en el pavoroso tsunami de conocimientos al que se enfrenta un jugador que nunca en su vida ha jugado a esto.
Este es el aspecto que tiene una invasión de demonios o comenzar a jugar a WoW sin saber nada y sí, mi personaje se llama Espetec.
Si nunca has jugado a World of Warcraft, te recomendamos que lo hagas con tres advertencias:
  1. El juego es un monstruo que consume toneladas de tiempo libre. En serio. Si no tienes mucho tiempo de ocio tómatelo con calma y compagínalo con tus otras aficiones. No hay que pensar en World of Warcraft como un juego que empieza y termina, sino como una afición de por vida que puedes dejar apartada unos meses y a la que de vez en cuando vuelves cuando hay algo nuevo que hacer, como es el caso.
  2. Hay que pagar entre 10 y 13 euros al mes por jugar, lo que nos lleva al punto uno. Si no tienes tiempo que dedicar al juego déjalo para cuando lo tengas. Los 20 primeros niveles son gratuitos, así que deberían darte una buena idea de si te apetece embarcarte en esto o no.
  3. No empieces por Legion. Aunque sea tentador usar la moneda que trae la expansión para catapultar a un personaje al nivel 100, no lo hagas. Estarás más perdido que un pulpo en un garaje. Comienza a nivel 1 y prueba con varios personajes. Explora, gana experiencia y aprende a jugar. Ya decidirás más tarde en que gastar esa moneda.

Un breve repaso al argumento (sin spoilers)

Los que hayan jugado las últimas dos semanas ya saben más o menos lo que ha pasado. La raza de demonios extradimensionales conocida como la Legión Ardiente ha encontrado la manera de volver a Azeroth y lo ha hecho a lo grande. Las principales capitales de la Horda y la Alianza son un caos. Muchos héroes han muerto tratando de controlar la invasión sin éxito y los demonios se han hecho fuertes en un archipiélago de islas situado entre los dos grandes continentes de juego.
El resto de la trama se explica en la misión introductoria al juego, muy abundante en escenas cinemáticas. En esencia debes viajar a esas islas a tratar de recuperar unos artefactos legendarios que permitan cerrar el portal por el que han entrado los demonios y detener a sus responsables. Esas islas comprenden los niveles de personaje del 100 al 110. De ahí que permitan subir a un personaje del tirón. Nadie por debajo de nivel 100 puede viajar hasta allí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario